¿Qué es un porcentaje de rebote y para qué sirve?

Si eres un emprendedor y te encuentras aprendiendo del SEO, lo más seguro es que te estés preguntando sobre qué es el porcentaje de rebote de un sitio Web. Por esta razón te traemos todo lo que tenga que ver con él, además de algunos consejos adicionales que puedes poner en práctica para usarlo a tu favor.

¿Qué es el porcentaje de rebote?

Cuando nos encontramos estudiando sobre el SEO y su comportamiento, lo más seguro es que nos topemos con el término efecto, tasa o porcentaje de rebote de un sitio web. Y lo más probable es que sigas adelante, sin saber que es uno de los pilares más importantes que Google utiliza para determinar el flujo de visitas de un blog.

Y es que para Google lo que más importa es saber que le gusta al usuario, y para determinarlo ellos aplican sus algoritmos para saber qué Blog está funcionando y cuál no. Pero no te preocupes, no creas que Google es tan despiadado para dejar a los administradores de páginas web tan indefensos, existen herramientas como Google Analytics que logran analizar todos estos datos, facilitándole la vida a muchos dueños de páginas web.

Pero antes de pensar siquiera en usar estas herramientas, es necesario tener bien claro de que se trata este porcentaje de rebote.

La tasa de rebote, de acuerdo a Google, es un porcentaje que indica el número de visitas que tiene una página de tu sitio web. Dicho de otra manera, rebote es el indicativo de una persona que sale de una página sin visitar cualquier otra página de ella.

Con ella determinamos la cantidad de usuarios que tiene un sitio en cierta cantidad de tiempo, la duración de la visita; siempre y cuando la persona no haya visitado ninguna otra página de tu blog. En sencillas palabras, es la entrada y salida de un usuario de un sitio web.

Pero ojo, la durabilidad realmente no se toma en cuenta, no importa que la visita fuera de 1 o 10 minutos, el porcentaje de rebote solo le interesa si un usuario visitó determinado sitio.

¿Pero a quién le importa estas visitas? como dijimos antes a Google, y si quieres posicionar tu página web, a ti también.

Conocer el porcentaje de rebote le dice a Google, si un sitio tiene la capacidad para transformarse en una página con visitantes fieles, y por lo tanto, en un sitio con valor para el usuario.

Recuerda que Google vive para satisfacer las necesidades de los usuarios, y si él observa que tu sitio no cumple con esto parámetros, pues vas a tener que replantearte una nueva estrategia de SEO.

El valor de una página se determina básicamente por el porcentaje de rebote, y es porque con ella podemos saber qué página es funcional. Pregúntate a ti mismo: ¿Acaso mi página es valiosa para Google si tengo un porcentaje de rebote alto?

Recuerda no confundir los términos, el porcentaje de rebote no es lo mismo que el tráfico de web, tener un buen porcentaje de visitas sí es positivo, caso contrario al efecto de rebote.

Un página que recibe visitas de un usuario a un sitio determinado, sin visitar otras páginas de él, pues para Google no tiene el mismo valor de una página que si recibe visitas constantes donde el usuario se queda y navega.

Y la razón es simple, navegar en un sitio muestra el interés del usuario, lo que se traduce en un sitio potencialmente interesante para otros.

Pero no te preocupes, si eres un administrador que quiere mejorar su tráfico web y tener un porcentaje de rebote aceptable, o estas iniciándote en el mundo del SEO, vamos a plantearte más adelante algunos consejos que pueden ayudarte a mejorar tu índice de visitas.

¿Afecta al SEO tener una tasa de rebote alta?

Es bastante común que entre administradores se piense, que cualquier visita se resume instantáneamente en un buen tráfico web, lo que es un error, ya que no todas son beneficiosas.

Y estos supuestos errores se deben en parte por la forma en la que vemos las cosas, ya que si vemos un blog con buenas visitas, lógicamente creemos que ese sitio es popular.

Es por esta razón que el mejor consejo que podemos darte para entender como funciona el porcentaje de rebote, y cualquier otro elemento del SEO, es entender como piensa Google.

Ya que si te planteamos los ejemplos que te vamos a dar continuación, tu lógica te dirá una cosa cuando en realidad es otra, lo que se traduce finalmente en la peor decisión que puedes tomar en cuanto a estrategia de SEO.

Supongamos que un sitio web recibe distintas visitas de usuarios, y éstas como entran se van, sin visitar siquiera otras páginas relacionadas al tema que buscaban. Tu lógica lo más seguro es que te diga que ese blog no tiene contenido interesante, por lo que Google no le proporcionará un buen lugar en sus resultados de búsqueda.

A esto se le llama efecto rebote, y si pensaste con esta lógica pues ¡Maravilloso!

Pero qué pasaría si Google te presenta tres versiones diferentes de este mismo ejemplo ¿Pensarías con la misma lógica de antes? Para ello supongamos los siguientes escenarios:

  1. El primero es un blog que recibe una visita en su sitio, pero ésta se va al poco tiempo.

2. El segundo blog tiene una visita que dura bastante en una página de su sitio web, pero decide irse mediante un enlace que él mismo le recomendó, sin visitar más páginas del mismo sitio.

3. Y supongamos que un usuario decide entrar a tu sitio, pasa bastante tiempo en él, pero sin visitar otras páginas porque no tienes más.

Si te encuentras con estos tres escenarios, y tuvieras que elegir de entre todos ellos cuál tiene las visitas que muestran realmente interés en un blog, lo más lógico sería los dos últimos casos. ¿Verdad?

Pero qué pensarías si fuera todo lo contrario, ¿te parecería justo que el primer ejemplo tuviera las mismas posibilidades de posicionamiento que los demás ejemplos?

Por esta razón es que Google no solo toma en cuenta el efecto rebote de una página, porque si analizamos bien los tres ejemplos anteriores ninguno ostentaría por un buen puesto en Google, ya que las tres representan muy bien lo que es la definición de efecto rebote de un sitio.

Entonces llegado a este punto, ¿qué otro factor se involucra en el posicionamiento? aparte de las visitas, otro factor crítico para Google es el tiempo de permanencia de un usuario en una página web.

Y es aquí cuando nace el término «dwell time», una herramienta que mide la durabilidad de un usuario en una página al momento de hacer clic en un resultado de búsqueda en Google, hasta el momento que regresa al buscador.

Que a diferencia del efecto rebote, a mayor dwell time mejor posicionamiento tendrás. Ambos conceptos se fusionan para hacerle ver a Google si una página es útil, interesante y en término coloquiales “popular”.

Ahora bien, con todo lo que hemos dicho lo más seguro es que te estés preguntando su importancia con respecto al SEO, y para entenderlo vamos a partir de dos hechos:

El primero es que Googe no entiende todo lo que hay una página web, y más aún aquellas que se encuentran en un idioma distinto al que tiene programado.

Y lo segundo es que Google no lee el contenido de ninguna página, y si pudiera no las entendería, por lo que no puede determinar la calidad de su contenido.

Entonces para determinar el valor de una página Google recurre a otro recurso, uno mucho más confiable y que ya conocemos todos, los usuarios.

¿De qué manera? pues observando la permanencia de los usuarios en la web, que como dijimos antes, mayor tiempo para Google se traduce en contenido de calidad.

Pero Google no sabía como hacer ese trabajo, y por ello los expertos decidieron crear el sistema métrico Dwell Time, una herramienta que usa supuestamente Google para calcular la calidad de cualquier sitio web en su servidor.

Por esta tazón razón es que poseer una tasa alta de rebote afecta negativamente tu SEO, ya que Google determina la posición de una página de acuerdo al número de clic que tenga, la durabilidad de la visita, y el efecto rebote que pueda generar.

Pero ojo, no todas las páginas se adecúan a este concepto, recuerda los tres ejemplos que mencionamos antes. Existen páginas que tienen una sola página en su sitio, como son las páginas de aterrizaje landing page o Parallax, en donde las personas no tienen más opción que salir debido a la falta de contenido.

Si este fuera el caso seguramente tu tasa de rebote sería de 100, lo que significaría en teoría que no podrías optar por una buena posición en Google.

Es por ello que lo más recomendable, si fuera tu caso, sería evitar que las personas reboten automáticamente de tu sitio, es decir que no duren ni un minuto de visita, porque si sucede, Google lo que va a hacer con esa página es bajarla y bajarla en sus resultados de búsqueda.

Analizando el rebote con Google Analytics

Ya está más que claro que el efecto rebote no es tan malo para el SEO, dependiendo por supuesto del caso que presentes. El verdadero problema es hacerle ver a Google Analytics, que tu sitio web si tiene contenido de calidad y un tráfico decente en tu página. ¿Por qué decimos esto?

Porque imagínate que tengas un sitio que se posiciona como se debe, y además es rentable por medio de afiliaciones que tengas con tu proveedor de hosting, y de igual forma Google Analytics te califique como un sitio que tiene rebote. ¡Una pesadilla total!

Es por esta razón que la clave está, es en hacerle ver a Google que tu blog no solo es rentable con los rebotes que genere tu página, como el ejemplo anterior, sino que tienes además un buen tiempo de permanencia.

Si lo logras entonces Google entiende que tu artículo si es bueno, y por ello te posicionaría bien en los resultados de búsqueda, sin importar el número de rebotes que tengas.

Por ejemplo, imagínate que tu sitio genera en promedio buenas visitas pero tienes un porcentaje de rebote alto de 80%; en teoría Google debería considerar esa página con un bajo posicionamiento.

Porque de acuerdo a su definición, un alto porcentaje de rebote sin importar que te convenga o no, es malo. ¿Por qué razón? Porque Google Analytics clasifica cada visita como un rebote, y por lo tanto no contabiliza la visita real del usuario, sin importar que éstas fueran de 5 horas.

¿Entonces de que me sirve los resultados que me pueda arrojar Google Analytics en referencia al alto porcentaje de rebote en mi sitio? Pues en NADA, y es por ello que vamos a describir como arreglar o eludir esta extraña lógica que Google utiliza, para determinar la popularidad de un sitio.

“Arreglando” el porcentaje de rebote

Primero que nada, antes de siquiera pensar en otra cosa, ten en mente que un porcentaje de rebote óptimo es un mito.

Y es esta la razón del porque se han creado tantas formas de modificar la visión errada que tiene Google Analytics con respecto a sitios que si son buenos, y que merecen un buen puesto en su motor de búsqueda. ¿De qué manera?

Pues, usando códigos insertados dentro de Google Analytics que ayudarán a “arreglar” este porcentaje de rebote de tu sitio web.

Pero cuidado, cuando hablamos de “arreglar el efecto rebote” no estamos hablando de hacer trampa, con estos códigos no vas a cambiar el comportamiento real de las visitas, es decir, si tienes pocas visitas y además de eso duran casi nada, hazte a la idea de que tu posicionamiento no mejorará.

Lo que estamos pretendiendo con estos arreglos, es mostrar los datos de una forma distinta a Google Analytics, es darle una visión diferente que se adecua a casos particulares de negocios, como el que mencionamos antes.

Todo lo contrario a una página que presente rebotes reales, y que si afectan al SEO, como son las visitas fugaces en un sitio web.

Con eso en mente, a continuación vamos a plantear las dos mejores manera de arreglar estos defectos de Google Analytics, para aumentar tu posicionamiento en la web.

Establecer un límite de tiempo

Esta modificación es la que muchos administradores de sitios tienen en su lista, debido a que buscan arreglar la durabilidad de una visita, para que no se considere dentro del porcentaje de rebote.

La idea es simple, el administrador parte de una visita que duro unos segundos, sin visitar ninguna otra página, y dicha visita la arregla para que Google Analytics no la considere como un efecto rebote.

Pero si en este punto no entiendes por completo de que va todo el asunto, pues te dejamos a continuación un vídeo de guía que puede ayudarte a complementar con éxito la corrección de Google Analytics.

Lo bueno

Aplicando esta corrección puedes transformar esas visitas fugaces, que duraron cierta cantidad de segundos y que por defecto sería un rebote, a visitas normales.

Lo malo

Colocar un valor a ese tiempo modificado debe ser sumamente preciso, ya que Google detecta si existe coherente entre el tiempo de visita y el contenido que tengas, de lo contrario lo que hará es desestimar los cambios que realizaste.

Además, si deseas efectividad es necesario establecer un código propio por cada página que tengas en tu sitio web, porque que si usas un código en común entonces estarás poniendo el mismo limite de tiempo para cada página que tengas en tu sitio.

¿Cómo se hace?

Para poder arreglar estos códigos deberás seguir los siguientes pasos:

Primero debes verificar el código de seguimiento que tenga Google Analytics en tu sitio, para que de esta forma pueda ser compatible con la versión de Universal Analytics.

Si no existe problema, lo siguiente en la lista es agregar un código con el límite de tiempo de preferencia, en este caso establecimos 25 segundos, que sería el siguiente:

SetTimeout(«ga(‘send’,’event’,’Ajuste de Tasa de Rebote’,’Mas de 25 segundos de permanencia’)»,25000);

Pero ojo, dicho código debes establecerlo después del comando: ga(‘send’, ‘pageview’); y antes de </script>.

Ahora bien, es de suma importancia que observes que las comillas dobles y simples estén posicionadas y escritas correctamente, porque existen casos donde Google Analytics las omite.

Evento de scroll para anular el rebote

El siguiente método es mucho más exigente que el anterior, pero de la misma forma es mucho más precisa para hacerle ver a Google Analytics que el visitante si se “conectó” con el contenido.

Y la idea consiste básicamente en arreglar una visita que duro (x) segundos, luego de desplazarse y sin visitar otra página de tu sitio, como una visita normal y no como un rebote.

Lo bueno

En este caso Google Analytics verá como visitas normales a aquellas que por defecto consideraría rebote, con la ligera diferencia que no se requiere de una modificación del tiempo de visita mucho mayor que el anterior, ya que esta opción lo que le muestra a Google Analytics es tu contenido.

Lo malo

El problema de este método, es que un evento scroll si puede anularte el código si presentas un contenido menor para hacer scroll.

¿Cómo se hace?

Los mismos pasos son iguales que el método anterior, con la diferencia del código y el límite de tiempo de visita, en este caso serían 5 segundos.

Teniendo eso en cuenta, el código que debes insertar sería el siguiente:

var listenerScrollGA = function() {

window.removeEventListener(‘scroll’, listenerScrollGA); // solo trackea el evento una vez

ga(‘send’,’event’,’Ajuste de Tasa de Rebote’,’Scroll despues de 5 segundos’);

}

setTimeout(function() {

window.addEventListener(‘scroll’, listenerScrollGA);

}, 5000);

Y al igual que el caso anterior, el código debes insertarlo después de: ga(‘send’, ‘pageview’); y antes de: </script>

Actualización importante

Es importante tomar en cuenta que estos códigos cambian, cuando usas la nueva versión de Google Analytics junto con la librería gtag.js.

Por ello el código de permanencia que se añadiría en analytics.js sería:

Ga(‘send’, ‘event’, ‘Ajuste de Tasa de Rebote’, ‘Mas de 25 segundos de permanencia’)

Y en el caso de que uses la librería gtag.js el código sería:

gtag(‘event’, ‘Mas de 25 segundos de permanencia’, {
‘event_category’: ‘Ajuste de Tasa de Rebote’
});

Ahora bien, en el caso del scroll el código sería el siguiente:

ga(‘send’, ‘event’, ‘Ajuste de Tasa de Rebote’, ‘Scroll despues de 5 segundos’)

Y si usas gtag.js:

gtag(‘event’, ‘Scroll despues de 5 segundos’, {
‘event_category’: ‘Ajuste de Tasa de Rebote’
});

Los resultados del arreglo

Si realizas los cambios correspondientes, pues prepárate para ver muchos mejorías en el porcentaje de rebote y la duración de las sesiones.

Lo más seguro es que empieces a notar significativamente un descenso en el porcentaje de rebote, y un incremento considerable en la duración de las visitas.

Pero recuerda, estos arreglos no modificas el porcentaje real de rebote de tu sitio, lo único que logras con estas técnicas es ajustar Google Analytics a tus necesidades y hacer creer a Google que tienes un porcentaje de rebote normal.

Conclusiones

Con todo lo que hemos dicho a lo largo de este artículo, concluimos entonces que es posible tener estrategias SEO y de marketing digital no convencionales para Google.

Por lo que si eres un emprendedor que desea ganar dinero generando rebotes, y tienes un buen flujo de visitas, lo mejor es que no te dejes desanimar por los contratiempos que Google te puede imponer. ¡Usa técnicas innovadoras e investiga si Internet tiene la solución!

Y si este no es tu caso, y solo eres un blog que tiene buenas visitas pero solo de lectores y seguidores fieles que entran para ver lo nuevo de tu sitio, ¿creerías que Google también trata estos casos como visitas rebote?

Y la respuesta lamentablemente es sí, pero al igual que el caso anterior no debes preocuparte, porque al aplicar las mismas técnicas de antes ayudarás a tu sitio a posicionarte en Google.

Pero no creas que ser un experto en Google Analytics te ayudará con el éxito de tu sitio web, necesitas aprender SEO básico y mucho más, por lo que a continuación vamos a recomendarte algunas páginas que pueden prepararte de mejor forma para el futuro:

Deja un comentario